Colores de otoño: la rosa de Siria

La rosa de Siria, Hibiscus syriacus L., es un arbusto muy utilizado en jardinería urbana.

Las flores son blancas, rosas, azules o púrpuras, dependiendo de la variedad de cultivo.

Aunque solo duran un día, se producen en tal abundancia en la época de floración que siempre hay alguna fresca en la planta y, tantas caídas en el suelo, que son la delicia  del botánico tintorero.

La variedad de flores azules de la rosa de Siria, H. syriacus var. coerulea, florece desde finales del verano hasta mediados del otoño.

El ejemplar de nuestra imagen crece en Madrid, en el parque de Roma, en el barrio de la Estrella, formando setos alrededor del estanque.

Hemos teñido una madejita de lana xisqueta (mordentada con alumbre y crémor tártaro), con flores marchitas recogidas del suelo. No hemos usado ningún entonador.

El baño de tinte es muy potente, la lana toma enseguida un color gris azulado que no palidece ni con el lavado, ni con la exposición a la luz. Es un bonito tono de gris que nunca habíamos logrado en nuestros anteriores experimentos.

hibiscus-syriacus-lamina

Además, después de acabar de teñir, el resto del baño sirve para hacer aguadas como si fuese acuarela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *